Se encuentra usted aquí

Antecedentes

La puesta en marcha de un Circuito de Artes Escénicas de Navarra específico para compañías profesionales no nace un día para otro. A través de sesiones de trabajo conjunto, la Dirección General de Cultura-Institución Príncipe de Viana del Gobierno de Navarra se propuso establecer un diagnóstico cualitativo de la situación del sector, y para ello convocó a profesionales y agentes del teatro navarro entre los que se encontraba la Red de Teatros de Navarra. El objetivo era la elaboración de acciones concretas que impulsasen su dinamismo y neutralizasen tendencias inconvenientes para las compañías profesionales, los grupos de aficionados y el público teatral de Navarra. Dentro del Plan de Impulso al Teatro en Navarra, estas mesas de trabajo realizaron un abordaje cualitativo, como complemento de los trabajos encaminados a definir el Plan Estratégico de Cultura del Gobierno de Navarra. Se trataba, por consiguiente, de establecer acciones positivas y prioritarias para el teatro. Reales y realizables a partir de los recursos disponibles. Para ello se empleó una metodología basada en el diálogo y la negociación de objetivos y acciones, a partir de una actitud que trataba de trascender lo particular, a la búsqueda de un discurso común dentro de un colectivo con realidades diferentes. Dicho de otro modo: partir de la situación particular para proponer acciones necesarias para modificar la situación general.

De las conclusiones de aquellas jornadas se podía destacar cierta tendencia de programación conservadora (grandes figuras, discursos ligeros y escasa apuesta por las producciones navarras), justificada probablemente en el mantenimiento de un público escaso y a la necesidad de mantener unos índices de ocupación (por razones de ingresos o de resultados de proyecto de gestión). La consecuencia es que ni profesionales de la programación ni el público valoran adecuadamente las producciones de las compañías navarras. De modo que la propuesta de un circuito en el que se pongan en valor los trabajos de estas compañías contribuiría a romper esa tendencia de programación y esa percepción negativa del público hacia el teatro local.

Otras cuestiones que se apuntaban en los diferentes encuentros y jornadas, con notable consenso fueron:

  • Trabajos en red. Convenios de coproducción con otras comunidades autónomas para la generación de circuitos.
  • Puntuar de manera positiva las producciones forales. Discriminación positiva dentro de un plan estratégico plurianual para las artes escénicas para el desarrollo de estructura de compañías y creadores.
  • Creación de fórmulas de apoyo económico a los espectáculos en gira, tanto navarros como foráneos.

En el Plan de Acción de la Dirección General de Cultura se pueden leer también menciones expresas a lo que ya se propuso en las jornadas de octubre de 2016 y encuentros previos como la necesaria colaboración con las redes, las federaciones y las entidades profesionales (Red de Teatros de Navarra, Asociación de Gestores culturales, Asociaciones Artísticas…) y se recogen estas propuestas que, de alguna manera, ya estaban presentes en el Plan de Impulso:

  • Se deberían reforzar los esfuerzos para que las compañías navarras tuvieran una mayor presencia en los espacios escénicos de la Comunidad Foral.
  • Es necesaria una coordinación entre la Red de Teatros de Navarra, Gobierno de Navarra y las compañías. Así mismo, se insiste en la posibilidad de la vinculación de espacios con compañías a modo de “compañías residentes”.

Es decir, estas dos líneas fundamentales se orientan para conseguir algunos de esos “deseos” planteados por el sector:

  • Más apoyo a las compañías para que puedan producir mejores espectáculos.
  • Simplificar en lo posible la compleja tramitación de cualquier ayuda y contemplar la frágil condición del sector para que pueda desarrollarse y consolidar sus estructuras profesionales sin que se vea ahogado por los requisitos administrativos.
  • Contribuir al prestigio social de lo local tanto ante el público como ante los programadores.
  • Fortalecer la colaboración de la Dirección General de Cultura con la Asociación Red de Teatros de Navarra.
  • Favorecer la salida de las compañías navarras al menos hacia las regiones limítrofes, mediante acuerdos de colaboración y trabajo en red que dé como resultado un circuito interprovincial.
  • Aumentar las actuaciones de las compañías profesionales navarras mediante incentivos a los espacios escénicos.
  • Seguir apoyando de una manera aún más decidida al sector profesional de la danza en sus espectáculos en los escenarios de la Red de Teatros de Navarra.
  • Incidir en el fomento de la fórmula de compañías en residencia, como una manera buena de enraizar a las compañías en los espacios escénicos, generando sinergias que favorezcan la creación artística.
  • Colaborar en la creación de públicos.
X